Un aceite español triunfa en un concurso internacional por su alto contenido en un compuesto contra el cáncer

Se llama oleocanthal, y es un compuesto que se encuentra en algunos aceites, en concreto, en los virgen extra elaborados con variedades de aceitunas que aportan notas picantes en su sabor. Su importancia es mayúscula, y fue descubierta por casualidad por el biólogo Gary Beauchamp, hasta convertirse en uno de los principales factores a la hora de valorar la calidad de un aceite y sus beneficios para la salud.

En este aspecto se centró el concurso celebrado por la Sociedad Internacional de Oleocanthal, que reunió hace una semana 550 muestras de los mejores aceites de oliva virgen extra elaborados por los principales países productores de este producto: España, Chipre, Uruguay, Marruecos, Grecia y Croacia.

El resultado no pudo ser mejor para los productores de nuestro país: tres aceites españoles se encuentran en el ‘top 10’ de los que presentaron mayor contenido de oleocanthal, y uno de ellos, elaborado en una finca manchega, emergió como vencedor absoluto, con 523 puntos de este compuesto.

Se trata del aceite de oliva virgen extra Juventud, de la variedad cornicabra, que nace de los olivos y la almazara de la Finca La Oliveta de Malagón (Ciudad Real), gestionada por los hermanos Carlos y Óscar Tapiador, y con la asesoría de la experta y catadora Mar Luna.

El caldo oleico Juventud se alza así como el referente de un producto orientado a reivindicar su capacidad de proteger y frenar enfermedades graves como algunos tipos de cáncer y dolencias neurodegenerativas como el alzheimer.

El oleocanthal fue descubierto cuando, en un congreso sobre nutrición molecular en Sicilia, el doctor Beauchamp probó por primera vez el aceite de oliva virgen extra, y su picor final le recordó al ibuprofeno, con el que entonces estaba trabajando. El biológo decidió aislar esa parte del aceite y descubrió que poseía propiedades antiiflamatorias naturales similares a las del ibuprofeno pero sin sus efectos adversos.

Los aceites de oliva virgen extra contienen, por tanto, un antiinflamatorio natural que, además, funcionará como protector ante diversas patologías. El oleocanthal es capaz de evitar la proliferación de células tumorales en el cáncer de colon, mama, próstata, epidérmicos y el mieloma, un tipo de cáncer de la sangre. Además, su consumo a largo plazo previene las enfermedades cardiovasculares y las neurodegenerativas como el alzheimer. Diversos estudios han probado que esta sustancia inhibe la formación de la lesión más característica de esta dolencia neuronal.

En la actualidad, el oleocanthal está cobrando un valor muy destacado en investigaciones científicas, que ya trabajan analizando en solitario este compuesto para lo que solicitan aceites que presenten grandes cantidades del mismo.

Leer

Entradas recomendadas